Enrique Manzur

Accountability del Estado y percepción de los impuestos

Por: Enrique Manzur | Publicado: Jueves 3 de octubre de 2013 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Enrique Manzur

Enrique Manzur

La presentación presidencial del Presupuesto 2014, a través de una cadena de radio y televisión, es un ejemplo más que pone de manifiesto la importancia que debieran tener los temas económicos en el debate político.

Sin embargo, cabe preguntarse, ¿cuál es el nivel real de interés y comprensión que tiene la población respecto a estos temas? Lamentablemente, la respuesta es que la mayoría de la ciudadanía no se interesa en ellos y no maneja los conceptos más básicos de la teoría económica. Por básicos me refiero a entender que los recursos son escasos, tienen múltiples usos alternativos y no existen los almuerzos gratis. Nuevamente, el problema es el deficiente sistema educacional y en particular la escasa importancia que se le asigna a la educación cívica en el curriculum de educación media.

El segundo problema es que los ciudadanos no tienen claridad respecto de dónde provienen los recursos que financian el presupuesto nacional. La mayoría de los chilenos tiene poca conciencia de los impuestos que paga y que permiten financiar el erario nacional. Ello, pese a que por ejemplo el IVA, un impuesto que todos pagamos, representa prácticamente la mitad de los ingresos tributarios fiscales. No obstante, como los precios de venta al público tienen incorporado el 19% de IVA, los consumidores no perciben el monto de impuesto que pagan en cada transacción. ¿Qué pasaría en Chile si, al igual que en Estados Unidos, el IVA se cobrara en forma desagregada, es decir si los precios anunciados no incorporaran de antemano dicho impuesto? Ciertamente, aumentaría la conciencia de los ciudadanos respecto al gravamen y muchas personas que sentían que no pagaban impuesto ahora si claramente lo percibirían. Nótese que el cobrar el IVA de manera desagregada representa sólo un cambio de forma, el impuesto seguiría siendo de 19%, sin embargo nadie podría dudar del efecto real que ello tendría en el nivel de conciencia y en la conducta ciudadana. Para que decir si un ejercicio similar de desagregación se realizara con los impuestos asociados a la venta de combustibles, licores y cigarrillos, todos los cuales están además afectos a impuestos específicos.

En el caso del impuesto a la renta, el problema se produce porque la mayoría de los chilenos están exentos del mismo. De acuerdo con las últimas cifras entregadas por el SII, el 78% de los más de 7 millones de contribuyentes se ubica en el primer tramo de ingreso, alrededor de 
$ 550 mil mensuales o menos, el cual está exento. En cambio, en los países de la OCDE la proporción que no paga impuestos es de sólo un 20%.

La conjunción entre la escasa conciencia del IVA que se paga y la baja proporción de los contribuyentes afectos al impuesto a la renta, provoca que los ciudadanos no tengan una actitud vigilante respecto al destino y la eficiencia con que el Estado utiliza los recursos que recauda. Por lo anterior y dado el sistema impositivo actual, una manera de hacer visible los impuestos es explicitar el precio de bienes y servicios con y sin IVA.

Lo más leído

DF Multimedia