Sergio Lehmann

¿Por qué urge ajustar el gasto fiscal?

Economista Jefe Bci Estudios

Por: Sergio Lehmann | Publicado: Viernes 11 de marzo de 2016 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Sergio Lehmann

Sergio Lehmann

Bien sabemos que el escenario económico se ha ido deteriorando más allá de lo previsto. En el ámbito externo, destaca la desaceleración y la mayor incertidumbre en China, que ha llevado a un fuerte retroceso en los precios de productos básicos, y por consiguiente en los ingresos de buena parte de las economías emergentes. A nivel doméstico, la confianza se mantiene baja y la inversión estancada. Acorde con ello, el crecimiento de la economía se ubicaría este año en 1,6%, aún por debajo de la expansión alcanzada en 2015. El precio del cobre, en tanto, se va a ubicar en promedio casi 30 centavos de dólar la libra por debajo de lo contemplado en la Ley de Presupuesto. Como resultado de ello, veremos una fuerte reducción en la proyección de ingresos fiscales. El menor crecimiento de la economía determina- utilizando evidencia empírica- una caída en recaudación tributaria en torno a US$ 600 millones respecto de lo presupuestado. El menor precio del cobre suma cerca de US$ 300 millones de caída en ingresos fiscales. Claramente entonces somos un país con menos recursos públicos disponibles y, por tanto, debemos ser más cuidadosos al momento de gastar.

Chile mantiene desde hace 3 años una clasificación de riesgo AA-, entre las más altas de economías emergentes, y que determina costos de endeudamiento más bajos, dando cuenta de una importante fortaleza económica. Al mismo tiempo, hace más atractivo a nuestro país para inversionistas externos, lo que da un impulso al crecimiento y al desarrollo. Debemos cuidar con espacial celo la responsabilidad fiscal que nos han distinguido durante las últimas cuatro décadas. El Ministro de Hacienda ha identificado claramente este requerimiento. El foco, sin embargo, lo ha puesto en el balance estructural, postergando un análisis más profundo en torno al balance efectivo. Es importante reafirmar la necesidad de ir lo más rápidamente posible convergiendo hacia un equilibrio estructural, pero en lo inmediato vemos cómo la deuda pública ha crecido de forma acelerada. Para este año, el déficit fiscal se ubicaría cerca de 3%, sin duda una cifra alta. La deuda pública se acercará a 20% del PIB; un nivel bastante acotado, pero cuya dinámica de crecimiento ha puesto en alerta a las principales clasificadoras de riesgo mundiales. Ciertamente no es popular hacer ajustes en el gasto público cuando la economía muestra una persistente debilidad. Pero aún caminado lento, hacerlo sobre un piso firme, bien pavimentado, nos permite estar preparados para correr al momento en que las condiciones externas mejoren y la confianza retorne.

El gasto público en Chile se sitúa en torno a US$ 50 billones al año. Esto es cerca de 20% del PIB. En términos proporcionales, esta cifra no es muy diferente a la observada en economías comparables con la nuestra, pero que en la práctica esconde bastante “grasa” o gasto ineficiente. Es importante depurar y orientar de mejor forma los gastos del sector público, de forma que podamos destacar no tan sólo nuestros sólidos fundamentos económicos, sino que además contemos con un Estado que se mueva con mayor flexibilidad y que se adapte de buena forma a los cambios que se van produciendo en el escenario económico.

Lo más leído

DF Multimedia