×
Pilita Clark

Las anticuadas bromas sexistas lamentablemente no son atípicas

Por: Pilita Clark | Publicado: Lunes 23 de septiembre de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Pilita Clark

Pilita Clark

Hace unos días estaba revisando la oleada habitual de correos electrónicos que recibo cada mañana cuando descubrí que alguien me había enviado un mensaje inusualmente interesante. Se refería a CLSA, una firma de corretaje con sede en Hong Kong que siempre me ha gustado porque fue fundada por dos experiodistas y produce investigaciones contundentes y fáciles de leer. En este caso, uno de sus boletines de inversión había sido demasiado fácil de leer.

Su autor, Damian Kestel, acababa de enviarles a sus clientes un boletín informativo que incluía una broma que había ofendido a tanta gente que incluso yo me enteré. Normalmente estoy a favor de los chistes. Son raros en el mar de timidez que cubre la mayor parte de la vida empresarial. Éste más bien parecía eslogan de camiseta, ya que se trataba de la lista de los "cinco términos mortales utilizados por las mujeres" que los hombres supuestamente necesitan descifrar.

Por ejemplo, "nada" significa "algo" y cuando lo escuches, debes preocuparte. Otro decía "adelante" es un desafío, no un permiso; no lo hagas.

Y, "está bien" significa que ella está pensando mucho en cómo y cuándo pagarás por tu error.

Obviamente, Kestel pensó que esto era inofensivo, lo que puso ser el caso si lo hubiera limitado a un correo electrónico privado. No me sorprendió saber que no fue bien recibido en la City de Londres, ni en los niveles más altos de CLSA.

Traté de hablar con Kestel, quien me envió un correo electrónico para decirme que estaba en una conferencia y no respondió cuando le pregunté sobre el chiste. Una portavoz de CLSA fue más comunicativa. El asunto se había "escalado a la gerencia", dijo. "Si bien CLSA es conocida por sus comentarios independientes sobre los mercados de valores, de ninguna manera aprueba los comentarios despectivos o sesgados". Kestel había sido reprendido y se le pidió que retractara inmediatamente la "broma insensible". El director ejecutivo de CLSA en el Reino Unido había hablado con los clientes y "se disculpó por el error".

Me parece que Kestel cometió una serie de errores, el menor de los cuales es la broma en sí. Sí, es un anticuado cliché sobre cómo se relacionan los hombres y las mujeres y sí, sugiere que el remitente cree que su audiencia es completamente masculina. Pero lo que lo hace aún más sorprendente es que fue enviado por alguien que se supone que está sumergido en los eventos globales. No es necesario que haya seguido cada paso de la caída de Harvey Weinstein o Travis Kalanick de Uber para saber que en 2019, la sensibilidad al sexismo corporativo ha entrado en una fase completamente nueva en gran parte del mundo.

¿Son tan diferentes las cosas en los centros financieros asiáticos? A veces me dicen que así es. Un colega dice que cree que hay una gran cantidad de "activos varados" en Asia, refiriéndose a expatriados de mediana edad de Gran Bretaña, Australia y EEUU que están sorprendidos por la sobresensibilidad enloquecida en Londres y Nueva York.

Si eso es cierto, sospecho que algunos compararán el caso de Kestel con el de Paul Donovan, uno de los principales economistas de UBS. Él fue suspendido este año después de que un equipo financiero chino suspendió sus negocios con el banco suizo debido a los comentarios que hizo Donovan sobre un brote de gripe porcina en China. Pero los dos casos son bastante diferentes.

Donovan estaba tratando de explicar por qué el brote no debería preocuparle a los inversionistas que estaban ansiosos por la inflación internacional cuando desafortunadamente dijo: "¿Importa? Importa si eres un cerdo chino. Importa si le gusta comer carne de cerdo en China. Realmente no le importa al resto del mundo".

Eso desencadenó una tormenta en las redes sociales chinas, donde la frase "cerdo chino" de Donovan se interpretó en el sentido de personas, no cerdos reales. Un hablante de inglés podría ver que esto fue una mala interpretación. No hay excusas de mala traducción para Kestel de CLSA, cuyo caso surgió en la misma semana en que otra mujer banquera en Londres ganó un caso de discriminación de género. Stacey Macken alegó que le pagaron cientos de miles de libras menos que un compañero masculino mientras trabajaba en el banco francés BNP Paribas, donde también afirmó que alguien había dejado unsombrero de bruja en su escritorio y que uno de sus jefes la menospreciaba rutinariamentediciendo "no ahora, Stacey". Eso destaca por qué la broma de Kestel logró ofender a mujeres de todas las edades: a las mujeres mayores porque les hizo recordar un período que creían que ya había pasado, y a las mujeres más jóvenes porque sugirió que aún no ha pasado.

Lo más leído