×
Mauricio Cañas

¿Cuándo es prudente pasar por caja?

Mauricio Cañas Director ejecutivo de Estrategia de BTG Pactual Wealth Management

Por: Mauricio Cañas | Publicado: Jueves 21 de marzo de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Mauricio Cañas

Mauricio Cañas

Al contrario de lo que gran parte de los analistas y bancos de inversión anticipaban a fines de 2018, en medio del pesimismo generalizado, este año partió con un rally en los mercados globales, tanto en acciones como en renta fija.

Al cierre de la semana pasada, el S&P 500 llevaba ya un +13%, mientras que los mercados emergentes, Europa y las principales plazas bursátiles, con la excepción de Chile, alcanzaban retornos similares. Por el lado de la renta fija, la situación es similar, con retornos en torno a 6% para los bonos corporativos denominados en dólares y números más acotados, pero igual de sorpresivos, para la deuda soberana de mayor duración.

Imagen foto_00000004

En este sentido, es válido cuestionarse si es oportuno mantener el sesgo de cautela y pasar por caja, o aprovechar la tendencia y mantenerse invertido.

En vista de esto, es necesario recordar cuál es el potencial de rentabilidad de cada clase de activo. Desde una perspectiva histórica, tomando años buenos y malos en un ciclo económico completo, podemos ver que la rentabilidad promedio de la bolsa americana se ubica en torno a 9% anual, algo menor en mercados emergentes y otros desarrollados, pero con una mayor volatilidad que puede resultar en mejores números en años buenos, o importantes pérdidas cuando las cosas se ponen feas. Por el lado de los bonos, la evidencia muestra un retorno promedio de 6%, con una volatilidad que puede ubicarse en un tercio de la equivalente a invertirse en acciones de categoría equivalente.

Entonces, obviamente nos enfrentamos a un dilema, en tres meses ya tenemos la rentabilidad que se esperaría en un año, y claramente el potencial de rendimiento, principalmente en Estados Unidos, UK y algunos países de la zona Euro, es menor al promedio histórico. Adicionalmente, los mercados emergentes no están transando particularmente baratos para justificar a ciegas una sobreexposición. Para no caer en la trampa de la “calendarización” de retornos, ya llevamos varios años con retornos superiores al promedio, principalmente en Estados Unidos.

En base a lo anterior, es razonable bajar la exposición al riesgo, mantener la cabeza fría y hacer una toma de utilidades. Si bien el panorama macro y geopolítico se vislumbra mejor que el año pasado, los mercados desarrollados se encuentran en clara desaceleración y con riesgo de recesión en Europa y Gran Bretaña.

Por el lado de los emergentes, los estímulos monetarios y fiscales de China podrán dar un mejor sustento y el crecimiento económico se ve desincronizado respecto a los países desarrollados. De todos modos, en estas regiones existe una mejor relación riesgo-retorno al invertirse a través de la renta fija.

Por último, no hay que olvidar que en los momentos de euforia bursátil el activo más barato es la volatilidad, por lo que tomar protección en los portfolios es razonable para tener un seguro en las caídas sin perder exposición al alza.

Lo más leído