×
José Antonio Viera-Gallo

Chile en el G-20

José Antonio Viera-Gallo Ex ministro y ex embajador

Por: José Antonio Viera-Gallo | Publicado: Viernes 16 de noviembre de 2018 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
José Antonio Viera-Gallo

José Antonio Viera-Gallo

La reunión del G-20 en Buenos Aires el 30 de noviembre será, como diría Calderón de la Barca, el gran escenario del mundo. Se juntarán los principales jefes de Estado, entre ellos tres miembros permanentes –México, Brasil y Argentina–, y Chile como país invitado. Cada cual concurrirá con sus equipos, expertos y guardias de seguridad.

En Buenos Aires se decretó feriado y la presencia policial será máxima. Gran Bretaña alertó del peligro de posibles atentados. Todos recuerdan los graves disturbios durante la última cumbre en Hamburgo, Alemania, provocados por grupos antiglobalización. Muchos de esos activistas viajarán a Argentina. Y el ambiente local comienza a calentarse, impulsado por la crisis económica y social que vive ese país y la política de ajuste concordada con el FMI.

Imagen foto_00000001

Será la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (CFK) la primera en arrojar una piedra contra una reunión que evoca la Cumbre de las Américas celebrada en 2005 en Mar del Plata, en la cual el “eje bolivariano” y Néstor Kirchner frustraron el proyecto de George W. Bush de crear un área de libre comercio a nivel continental (ALCA). CFK hablará en el primer Foro Mundial de Pensamiento Crítico, con ocasión de la Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales (Clacso). En él participarán también Dilma Rousseff, y los ex mandatarios del Uruguay, José Mujica, y de Colombia, Ernesto Samper; Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia; y los ex candidatos a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro, y del Brasil, Fernando Haddad. Significativamente, no se hará presente ningún dirigente relevante de Chile. El miércoles 28 de noviembre tendrá lugar una “cumbre popular” en las puertas del Congreso, en preparación de la movilización programada para el día inaugural.

Si bien la agenda del G-20 es muy vasta —y Argentina ha colocado especial énfasis en los desafíos al mundo del trabajo por los avances de la automatización—, la atención política estará en otra parte. Los mandatarios europeos plantearán sus objeciones a las posturas de Donald Trump en temas comerciales, cambio climático y futuro de la OTAN. Las mayores tensiones se dan entre EE.UU., China y Rusia en diversas áreas. La anunciada reunión entre Trump y Xi Jinping ha despertado la esperanza de que se ponga freno al conflicto comercial entre los dos países. También preocupa la actitud de EE.UU. hacia el Acuerdo de París sobre el cambio climático, aunque Trump ha dicho recientemente que se ha convencido del problema.

Habrá un esfuerzo por sacar una declaración conjunta, lo que no se puede dar por descontado. Argentina pasará la presidencia a Japón, que últimamente se ha esforzado por limar asperezas con China. Para Chile, con una economía abierta, es muy importante que se mantenga y refuerce el esquema de comercio libre regulado bilateral o multilateralmente, además de los otros puntos de la agenda internacional. Es significativo que el gobierno argentino haya invitado a Chile al G-20 antes de la elección en que triunfó Sebastián Piñera. Revela un espíritu de colaboración estratégica.

Resulta, entonces, importante que la Cámara de Diputados haya aprobado por amplia mayoría el nuevo tratado de complementación económica y libre comercio entre ambos países, que no debiera encontrar dificultad en el Senado. Con inminentes cambios de gobierno en Brasil y México, la voz del continente la tendrán principalmente Macri y Piñera.

Lo más leído