Enrique Manzur

Caída en competitividad y desafíos futuros

Por: Enrique Manzur | Publicado: Jueves 8 de agosto de 2013 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Enrique Manzur

Enrique Manzur

En el informe de Competitividad 2013, que anualmente realiza el IMD de Suiza con la colaboración de la Universidad de Chile, nuestro país retrocedió del puesto 28 al 30 entre las 60 economías analizadas. Pese a los magros resultados, Chile sigue siendo el líder en Latinoamérica, aún cuando las distancias se han ido acortando.

Este resultado es consistente con lo informado previamente por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en su ranking de Competitividad Global 2012-2013 en el que Chile también desciende dos puestos, alcanzando el lugar 33 entre 144 países. Con estas caídas, Chile obtiene su ubicación más baja en ambos estudios desde el año 2000.

La sostenida baja en competitividad representa una tendencia muy preocupante que obliga a entender las razones detrás de ella. Primero, es necesario comprender que los rankings de competitividad están basados en el desempeño relativo de las distintas economías, por lo que los resultados anteriores no deben ser interpretados como que Chile esté retrocediendo, sino que otros países están avanzando a un ritmo mayor en diseñar e implementar las reformas que sus economías requieren.

Segundo, al identificar aquellas áreas en las que el país obtiene una peor evaluación, no resulta una sorpresa el constatar que ambos estudios coinciden en señalar al sistema educacional como el área más débil de nuestra economía. En particular en lo referido a la Calidad de la Educación Primaria (lugar 119 de 144 WEF), Calidad de la Educación en Matemáticas y Ciencias (117 de 144 WEF; 51 de 60 IMD) y Manejo de Idiomas (60 de 60 IMD). Si queremos aspirar a ser un país desarrollado se debe asegurar el acceso universal a una educación de calidad desde los primeros años, pero como se señaló en una columna previa, la calidad no se improvisa ni se establece por decreto, por ello el desafío es enorme.

Otra área deficitaria es la participación de la mujer en el mercado laboral (104 de 144 WEF; 47 de 60 IMD), ello pese a que en los últimos 15 años las mujeres pasaron de representar el 32% a más del 40% de la fuerza laboral total. La incorporación plena y en igualdad de condiciones de la mujer es clave para aspirar a mayores niveles de equidad y desarrollo. Un último factor de debilidad es la Infraestructura Energética y la Disponibilidad Futura de Energía (54 y 58 de 60 IMD). Como sociedad no hemos sido capaces de acordar el diseño de una matriz energética confiable y diversificada que compatibilice las necesidades asociadas al desarrollo con la conservación, cuidado del medio ambiente y calidad de vida de todos los chilenos. Por el contrario, la discusión de fondo se ha ido postergando al mismo tiempo que los proyectos se discuten caso a caso, sin un marco general de referencia.

Ahora que la carrera presidencial entra en su recta final, es un deber ineludible que las distintas candidaturas presenten de manera clara y detallada sus propuestas frente a todos los desafíos planteados.

Lo más leído

DF Multimedia