×
Cristián Saieh

Legislando para Camila

Cristián Saieh Mena Socio Puga Ortiz Abogados, director Programa Negociación UC

Por: Cristián Saieh | Publicado: Jueves 22 de agosto de 2019 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-
Cristián Saieh

Cristián Saieh

En el contexto del acalorado debate por la reducción de la jornada laboral, en una clase la semana pasada, siguiendo una encuesta que se le hizo a estudiantes universitarios en EEUU, hice la siguiente pregunta a mis alumnos, que se respondió anónimamente:

“¿Cuál prefieres, entre las siguientes opciones?”: a) ganar $2.000.000 al mes y que el resto de tus compañeros gane $1.000.000; o b), ganar $3.000.000 y que el resto gane $4.000.000. Más del 75% prefirió la opción a), esto es, ganar menos dinero, pero en la medida de que sus pares tuvieran una renta inferior. ¿Sorprendente? Lo cierto es que no.

Imagen foto_00000001

Pocos días antes de mi encuesta aparecía en la prensa que, según Cadem, el 74% de los chilenos apoya la propuesta de la diputada PC Camila Vallejo, de reducir la jornada laboral a 40 horas. Bastante obvio, pensé. ¿Quién quiere trabajar más?

Pero la encuesta Cadem -a diferencia de la mía, que revela nuestro afán competitivo y meritocrático- está hecha al ritmo de Camila, el ritmo del corto plazo y de los facilismos que nos imponen las redes sociales y la izquierda. Porque a nadie se le hizo la pregunta de la reducción de la jornada acompañándola de evidencia, de datos duros, sobre los efectos que puede tener en la competitividad de las empresas y en los salarios una reducción de la jornada de esta magnitud.

Tampoco se les hizo la pregunta a los encuestados por Cadem indicándoles que los economistas y científicos debaten arduamente hoy sobre los efectos que generarán en el mercado laboral, no sólo la reducción de la jornada, sino la automatización, la incorporación de inteligencia artificial y la biotecnología. Efectivamente, lo único que sabemos hoy es que no tenemos idea de cómo será el mercado laboral en cinco, 10 ni menos en 30 años: ¿Habrá destrucción masiva de fuentes laborales? ¿Aparecerán nuevas formas de trabajo que hoy día no imaginamos? ¿Existirá una “jornada” laboral dentro de 20 años? ¿Qué significará “trabajar” en 2050?

Lo que sí queda claro de la conexión -desde luego muy simplista, que me perdonen los estadísticos- entre la encuesta de Cadem y la mía, es que los seres humanos buscamos trabajar menos, para poder usar nuestro tiempo libre en la familia, el ocio y la cultura. Y también queremos ganar más y ser correctamente recompensados y reconocidos frente a nuestros pares, producto del esfuerzo que hacemos. Y si esos son los intereses que subyacen en nosotros -ganar más y trabajar menos-, deberemos dejar de lado ese afán de legislar al ritmo de la izquierda y las redes sociales que hoy imponen una verdadera dictadura de demandas sociales y económicas. Muchas de ellas justas, desde luego, otras nada.

Y en el caso del mercado laboral, debemos pensar en cómo las empresas y los individuos se adaptarán a las nuevas formas de producción y prestación de servicios, en un mundo que cambia todos los días, minuto a minuto, la manera de relacionar a las personas, el trabajo y la tecnología. Para ganar más y trabajar menos, debemos legislar pensando en 2050, no en Camila.

Lo más leído