×
Columnistas

Conexión a China | El potencial de Chile en electromovilidad

Tzu-Hsin Shen Abogado. LLM Tsinghua University, Socio en Shen Abogados. Consultor en Eluchans Abogados

Por: Tzu-Hsin Shen | Publicado: Martes 21 de enero de 2020 a las 04:00 hrs.
  • T+
  • T-

Tzu-Hsin Shen

El 13 de enero pasado se reportó que, tras el anuncio del gobierno chino de no recortar los subsidios para la compra de vehículos eléctricos, el valor de las acciones de SQM aumentó en 7,3%; lo cual reconfirma la sinergia que existe entre Chile y China en la industria de los llamados NEVs (new energy vehicles).

Se estima que, de los más de cinco millones de automóviles eléctricos actualmente en circulación, casi la mitad se encuentra en China. Indudablemente, en base a estos números y sumado al hecho de que ese país es al mismo tiempo uno de los principales desarrolladores y productores de NEVs, el comportamiento del mercado chino en esta industria no puede sino tener una incidencia significativa en los resultados de las empresas proveedoras de litio.

Imagen foto_00000002

Chile, con su reserva probada del litio, debe acelerar los pasos para aprovechar todo su potencial antes de que aparezca un sustituto, y debe apuntar no solamente a la extracción del mineral, sino también a fomentar el desarrollo de la industria y la tecnología de fabricación de baterías de litio dentro del país (es decir, agregar valor a la materia prima), y eventualmente a ser un socio estratégico de China en la producción de NEVs, donde la batería constituye un componente fundamental, cuyo valor puede llegar a representar el 40% del costo de producción del automóvil. Este último dato es de gran importancia estratégica, considerando los tratados de libre comercio que Chile ha firmado con los principales mercados del mundo.

En virtud de dichos tratados, los bienes producidos en el país pueden acceder a tales mercados sin arancel o con ventaja arancelaria, pudiendo considerarse productos “originarios” incluso aquella mercancía producida a partir de materiales no originarios, en la medida que su “valor de contenido regional” (es decir, el porcentaje en que la mercancía fue producida en la región local del productor) supere el mínimo establecido para tales efectos. De allí que el valor de la batería puede ser determinante en el análisis, dado que un NEV ensamblado en Chile con partes importadas, pero con una batería producida acá, podría alcanzar el valor de contenido regional requerido para ser certificado como producto “originario”.

Si a lo anterior le sumamos las políticas de fomento adecuadas, Chile podría transformarse en una alternativa atractiva para esta industria, ya que además de contar con la materia prima para la producción de baterías, también reúne ciertas las condiciones para asumir un rol estratégico en el proceso de fabricación y comercialización de NEVs y otros medios de transporte eléctrico.

Obviamente son palabras mayores, pero no es algo imposible si es que somos capaces de generar las políticas para fomentar el desarrollo industrial y tecnológico, y al mismo tiempo de mantener un marco jurídico que garantice la protección de la inversión y el emprendimiento.

Lo más leído