Axel Kaiser

¿Media página de ficción?

Por: Axel Kaiser | Publicado: Viernes 7 de septiembre de 2012 a las 05:00 hrs.
  • T+
  • T-

Compartir

Axel Kaiser

Axel Kaiser

Después de años intentando revertir sin éxito la inevitable y necesaria recesión económica que ha de purgar los excesos de un sistema intoxicado por el crédito y el sobreconsumo, el sistema económico mundial ya no resiste más estímulo fiscal y morfina crediticia.

En Estados Unidos, la economía se encamina a la recesión a pesar de que Bernanke ha aplicado QE3, socavando aun más la solidez del dólar. Mientras tanto, la deuda del gobierno federal supera ya con creces el 100% del PIB. Los inversionistas comienzan a perder confianza presionando al alza las tasas de interés en el mercado de bonos del tesoro. La posibilidad de una crisis fiscal y financiera deja de ser puramente teórica.

Europa, en tanto, se encuentra oficialmente en recesión. El euro corre más peligro que nunca a pesar del abandono de Grecia. Al problema de la deuda soberana italiana, española, portuguesa, irlandesa se suma un empeoramiento de la situación fiscal francesa y un contagio de Alemania, prácticamente sin crecimiento. Las tensiones políticas se acrecientan mientras el desempleo en el continente continúa al alza y varios países se preparan para un default. El sistema bancario, cuyos balances están plagados de bonos soberanos y papeles tóxicos por un monto que triplica la deuda soberana total de los PIIGS, pende de un hilo.

El abandono de España e Italia de la moneda común es casi una certeza dada su incapacidad de restaurar la competitividad por la via de recortes de precios, gastos y salarios. Para contener el pánico, el Banco Central Europeo (BCE) ha inyectado aun más dinero comprando bonos de países insolventes. La inflación ahora se torna en un tema de relevancia pública llevando el conflicto entre el Bundesbank y el BCE a un nuevo nivel. El consenso en la clase política alemana en torno al manejo de la crisis comienza a desintegrarse. La idea del fin del euro es ya cada vez más aceptada por parte del norte de Europa, no dispuesto a hundir definitivamente a sus paises en la crisis de la periferia.

Por su parte, China experimenta una desacelaración mayor producto del impacto que la crisis en Europa y Estados Unidos tiene sobre sus exportaciones. Adicionalmente debe lidiar con los estragos de la enorme burbuja inmobiliaria creada por su banco central y las considerables deudas de sus gobiernos locales.

Producto de todo este escenario, el precio de commodities industriales como el cobre cae sustancialmente. El déficit de cuenta corrriente en Chile se dispara junto con el dólar. Los ingresos fiscales se contraen y la actividad económica se desacelera amenazando con una recesión. La UF aumenta por el efecto del tipo de cambio dejando a muchos deudores hipotecarios en problemas. El boom inmobilario en zonas urbanas ha llegado a su fin. El desempleo comienza a aumentar y el consumo interno experimenta una contracción relevante. El crecimiento económico de los últimos años comienza a mostrarse como lo que fue: una burbuja dependiente del precio de los commodities y de un exceso de gasto interno.

Lo más leído

DF Multimedia