×
Cartas

Bendita flexibilidad

  • T+
  • T-

Señora Directora:

Frente al proyecto de ley laboral enviado al Congreso, vale la pena recordar propuestas similares, como el beneficio del post natal parental, donde el problema muchas veces está en la cabeza y no en un horario contractual.

Un ejemplo es la cultura de la empresa. En una organización en la cual "el que trabaja más es el rey", las personas sienten incentivos por llegar muy temprano e irse muy tarde, porque eso es lo que se valora, y si ellos quieren crecer y desarrollarse, deben seguir el patrón.

Otro ejemplo tiene que ver con los paradigmas propios. En ocasiones las personas sienten culpa por no estar haciendo "lo que se supone que tienen que hacer, cuando se supone que tienen que hacerlo". Un padre que sale del trabajo a atender una urgencia familiar siente que tiene que devolver el tiempo a la empresa, porque se lo está robando. No ocurre lo mismo en la otra dirección.

Convertirnos en una sociedad flexible es un desafío adaptativo; aprender a vivir en un mundo continuo de actividades diversas y equilibradas, que permitan que logremos calidad de vida, satisfacción laboral y organizaciones competitivas.

Las leyes y las políticas públicas serán también parte del camino, pero la diferencia estará dada por un entendimiento distinto y nuevo del trabajo, así como del rol que le demos en nuestra vida.

Diego Barroilhet
Consultor asociado CLA Consulting y profesor U.Andes

Lo más leído

DF Videos